Dos palabras

“Tenía el nombre de Belisa Crepusculario, pero no por fe de bautismo o acierto de su madre, sino porque ella misma lo buscó hasta encontrarlo y se vistió con él. Su oficio era vender palabras. Recorría el país, desde las regiones más altas y frías hasta las costas calientes, instalándose en las ferias y en los mercados, donde montaba cuatro palos con un toldo de lienzo, bajo el cual se protegía del sol y de la lluvia para atender a su clientela. No necesitaba pregonar su mercadería, porque de tanto caminar por aquí y por allá, todos la conocían. Había quienes la aguardaban de un año para otro, y cuando aparecía por la aldea con su atado bajo el brazo hacían cola frente a su tenderete. Vendía a precios justos…”

Cuentos de Eva Luna

Así empieza Belisa Crepusculario a contarnos su historia en el libro de Isabel Allende, “Cuentos de Eva Luna”. Son cuentos que hablan, no de historias de personas sino de personas que cuentan su historia, y Belisa Crepusculario cuenta la suya en el cuento que Isabel Allende titula “Dos palabras”.

Es una historia de guerra, de combate y de lucha, de la palabra contra la fuerza bruta. Es con un regalo, dos palabras secretas susurradas a su oído, y a las que el Coronel tenía derecho después de la compra por un peso de su discurso, como Belisa Crepusculario vence la fuerza y doblega la voluntad de los ojos carnívoros del puma que el Coronel lleva dentro y los torna mansos.

Nosotros no somos Belisa Crepusculario pero queremos regalarte dos palabras aunque no nos hayas comprado ningún discurso. No son dos palabras secretas, ni son solo para ti. Son palabras que se regalan en voz alta para que escuchándolas decir en los oídos de los otros, las oigamos todos:

DERECHO DECIDIR

Son palabras de respeto que se deben decir despacio,. Para que no se gasten, para que no se vuelvan viejas y pierdan la magia con la que nacen. Con estas dos palabras queremos, como Belisa Crepusculario, doblegar la voluntad de los ojos carnívoros del puma que el mundo lleva dentro y verlos tornarse mansos.

Derecho a Decidir

"Cualquier ser humano tiene derecho a decidir junto a los demás seres humanos en que mundo quiere vivir y en que mundo quiere educar a sus hijos"
Botón volver arriba