Petición al Rey Felipe VI

Un rey no puede ser nunca un defensor de la Democracia.

La creencia de que puede existir un “rey demócrata” es una creencia ingenua, y las dos palabras juntas, “rey” y “demócrata”, son un contra sentido que al igual que el agua y el aceite, ni se pueden ni se dejan mezclar. Lo mismo que también es un contra sentido lo que se afirma en el artículo 56 de la Constitución Española:

Articulo 56. El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.

Es el pueblo español, como el conjunto de todas las personas que son ciudadanos españoles de pleno derecho, es el único símbolo de la unidad y permanencia del Estado Español. España la forman y la construyen día a día todos y cada uno de los españoles, con su trabajo, con su voluntad de permanecer juntos, con su deseo de buscar juntos un futuro mejor para todos. Es todo el pueblo español, y no un rey, quien es el…símbolo de su unidad y permanencia… como nación en el tiempo y en la historia.

Ya hubo un largo periodo de tiempo en el que en España no gobernó ningún rey y España siguió existiendo como nación formada por todos los españoles. España puede existir sin que exista un rey pero no puede existir sin que existan los españoles. Son todos los españoles los que crean y construyen España.

La sola existencia de un rey, viola el artículo 1º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

Articulo 1. Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Un rey adquiere en España, por nacimiento y herencia, el derecho a ser Jefe del Estado Español y a ostentar …”la más alta representación del Estado español” …diferenciándose en dignidad y derechos, por nacimiento, de todas las demás personas nacidas en España o que tenga la nacionalidad española, en contra de lo que afirma la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo primero.

El rey Felipe VI ha tenido una educación esmerada y asumimos que sabe y no desconoce que la monarquía, como forma de gobierno, es un anacronismo histórico que solo tiene sentido en la medida que el pueblo español la acepte y la consienta. No es suficiente con la aprobación que ya dieron los españoles hace mas de 40 años cuando se voto en referéndum la Constitución Española. Es necesario también que los españoles, que no tenían edad para votar entonces o que han nacido después de su aprobación, den su consentimiento a la actual Constitución Monárquica Española puesto que son ellos los actuales depositarios de la voluntad del pueblo español y símbolo de su unidad y permanencia.

«Solo en el caso de que exista un reconocimiento expreso por parte de todo el pueblo español, Felipe VI, puede declarar que es el rey de los españoles.«

La monarquía, como institución política, ha sido a lo largo de la historia un lastre para el pueblo español y un impedimento constante para sus legítimas aspiraciones a gobernarse por sí mismo en democracia. No es necesario recordar los numerosos actos de violencia que se han llevado a cabo en nombre de los monarcas para impedir la legítima llegada de la democracia a España. Solo es necesario recordad la palabras con las que Abraham Lincoln definió La Democracia hace mas de doscientos años:

«La Democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo«

Abraham Lincoln

En esta definición no puede tener cabida ningún rey que, sin que exista el consentimiento expreso y previo de todo el pueblo español, sea… el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.

Le pedimos a Felipe VI con el mayor de los respetos, pero también con la mayor de las firmezas, que permita y no impida el reconocimiento en la Constitución Española del Derecho a Decidir como un derecho universal, individual e inalienable que poseen todos y cada uno de los españoles, no por el hecho de ser españoles, sino por el hecho de ser personas, seres humanos.

Le pedimos a Felipe VI que declare públicamente que reconoce el Derecho a Decidir como un derecho humano fundamental.

Le pedimos a Felipe VI que declare que es su voluntad, como Jefe de Estado español, que la actual Monarquía Parlamentaria evolucione de forma legal y sin violencia hacia la Democracia Plena que le pide y solicita legítimamente su pueblo.

Le pedimos a Felipe VI que no permita que la monarquía vuelva a ser un lastre para las legítimas aspiraciones del pueblo español y su inquebrantable voluntad de escribir por sí mismo y sin tutores su propia Historia.

Derecho a Decidir

"Cualquier ser humano tiene derecho a decidir junto a los demás seres humanos en que mundo quiere vivir y en que mundo quiere educar a sus hijos"

Deja una respuesta

Botón volver arriba